Sobre la revista

Misión

Isonomía, una revista de acceso abierto, después de un cuarto de siglo consagrado a las publicaciones en castellano, se abre ahora a otros idiomas, para así fortalecer su dimensión internacional y garantizar, entre sus lectores, el mayor acceso a los frutos de las investigaciones de autores de distintos horizontes lingüísticos, formación, perspectivas y trayectorias. Por ello se aceptarán desde ahora propuestas en inglés, francés, italiano o portugués.

Isonomía desea mantenerse y reafirmarse como un foro de publicación académica de excelencia en el que una dinámica comunidad internacional de investigadores se sienta cómoda y publique su trabajo en interacción estrecha y constructiva con una exquisita cartera internacional de árbitros en torno, inter alia, al valor expresado por la palabra griega que le da título: “igualdad ante la ley”, que significa, también, igualdad de todos los potenciales autores ante el Consejo editorial, garantizada por un sistema de doble referato ciego administrado con rigor y pulcritud.

Isonomía, desde el punto de vista temático y metodológico, desea fortalecer la interdisciplinariedad y el criticismo en los estudios de teoría y filosofía del derecho, de tal manera que se favorezca no solo el análisis conceptual de cuestiones centrales para el estudio del derecho sino también el análisis teórico-crítico desde una pluralidad de perspectivas. El único criterio guía es aquel que conduce a una mejor comprensión jurídica de la sociedad, sus lenguajes, sus lagunas y sus contradicciones, siempre a la luz del rigor que solo una investigación seria y comprometida, apegada a nuestro Código de ética, puede garantizar.

Por ello, la presentación de nuestra misión no puede sino concluir con una genuina invitación a todos —desde los investigadores más jóvenes hasta los catedráticos más consagrados— a difundir su voz científica a través de nuestra plataforma.

Historía

Isonomía es una publicación académica semestral nacida en 1994. A lo largo de casi dos décadas, la revista ha contribuido enormemente a dinamizar la investigación y el debate teórico en el ámbito de la filosofía del derecho en México y se ha hecho un lugar digno fuera de nuestras fronteras. 

Rodolfo Vázquez fundó Isonomía con una inmensa dosis de esfuerzo y habilidades individuales y el apoyo decidido de importantes filósofos del derecho y especialistas de otras áreas, nacionales y extranjeros. La idea era armar una publicación académica de alta calidad que se vinculara con otras iniciativas —por ejemplo el seminario García Máynez, que se desarrolla cada otoño en el ITAM desde hace ahora 22 años— y desencadenar una dinámica de mutuo refuerzo y enriquecimiento que en conjunto contribuyera a cambiar el modo en que el derecho había sido pensado en México —y el modo en que había sido enseñado en la universidad—. 

Una preocupación central fue incorporar académicos jóvenes, tanto de universidades nacionales como extranjeras, que llevaran a sus páginas las discusiones que la comunidad internacional de investigadores tenía entre manos. La notable apertura metodológica y temática de la revista le dio además un toque interdisciplinario y la convirtió en un espacio abierto no solamente a teóricos o filósofos del derecho sino también a lógicos, sociólogos, historiadores, politólogos y juristas prácticos, cuyas contribuciones semestrales han dado vida a una rica, ahora ya extensa y siempre cambiante reflexión colectiva en torno al derecho y las teorías jurídicas. 

Otro rasgo fundacional de Isonomía como proyecto editorial e intelectual, acentuado con el tiempo, es su vocación interinstitucional: la voluntad de ser un punto de encuentro con independencia de la adscripción institucional de la comunidad académica involucrada. En México, un consejo editorial en el que trabajan codo con codo profesores del ITAM, de la UNAM, de la UAM y de la Escuela Libre de Derecho no es algo habitual. La composición del Consejo editorial y del Consejo asesor da amplio testimonio, por otro lado, de la dimensión internacional de la comunidad académica que colabora con la revista, que ha estado ahí también desde el principio, que es una de sus grandes fortalezas y que se ve acompañada por una amplitud cada vez mayor del abanico geográfico de proveniencia de nuestros autores y autoras. 

A partir del 2007 los esfuerzos se centraron en transformar Isonomía en una revista arbitrada, en congruencia con los estándares que rigen actualmente la investigación jurídica de excelencia, y desde hace varios años los artículos quedaron universalmente sometidos a un proceso de doble arbitraje ciego. En estos años se inició también el proceso de indización de la revista, que ha llevado en el 2012 a su inclusión en el índice de revistas mexicanas de investigación científica y tecnológica del CONACYT y que será ampliado en los años que siguen. Al mismo tiempo, se ha reforzado la integración internacional del Consejo editorial, del Consejo asesor y de la cartera de árbitros.